Sans Forgetica, la nueva fuente que ayuda a recordar mejor lo escrito



La Sans Forgetica ha sido probada con éxito en el laboratorio y se puede descargar desde el sitio del Instituto Real de Tecnología

sans-forgetica
Créditos: Computerhoy

Un equipo de investigadores del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, Australia, crearon la Sans Forgetica, una tipografía con el nivel deseable de complicaciones para mejorar la retención de lectura.

Los expertos crearon este nuevo tipo de letra considerando que las tipografías de la computadora son tan rectas, tan simétricas y tan legibles, que pueden resultar menos eficaces para recordar información.

La Sans Forgetica invierte este defecto de diseño añadiendo otros tipos de defectos, como interrupciones en el flujo de las letras y una inclinación a la que el lector no está acostumbrado debido a las típicas fuentes de Word.

Te puede interesar: Estás son las 4 novedades que promete el wifi 6, próxima generación

La nueva tipografía fue diseñada a partir de varios principios psicológicos para aportar esa “dificultad deseable” que obstruye el proceso de aprendizaje y despierta un esfuerzo, obligando de forma sutil a los lectores a concentrarse un poco más para entender lo que leen.

Según sus creadores, la Sans Forgetica ha sido probada con éxito en el laboratorio y se puede descargar desde el sitio del Instituto Real de Tecnología, o instalar una extensión de Chrome para convertir cualquier fuente de Internet en esta nueva tipografía.

Janneke Blijlevens, profesora principal de marketing de RMIT, dijo: “Cuando queremos aprender algo y recordarlo, es bueno tener un poco de obstrucción añadida a ese proceso de aprendizaje porque si algo es demasiado fácil no crea un rastro de memoria”.

“Si es demasiado difícil, tampoco deja un rastro de memoria. Así que tienes que buscar ese punto dulce.”


Durante las pruebas, los investigadores mostraron 400 notas de estudiantes, algunas escritas en Sans Forgetica y otras en Arial.

Los resultados revelaron que mientras el 50% recordaba las notas escritas en Arial, el 57% recordaba las notas en Sans Forgetica.

Stephen Banham, un profesor de tipografía que ayudó a desarrollar la fuente, dijo: “La mente busca naturalmente completar esas formas y al hacer eso, ralentiza la lectura y activa la memoria”.

Es cierto que leer esta nueva fuente durante largos períodos de tiempo “probablemente induciría dolor de cabeza, según el Banham. Aunque en la dosis moderada, podría ser una interesante ayuda para recordar textos.

Referencia: soy502


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *